Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23 abril 2014

Pastel de ternera y nueces al ajo negro


Creo que si hay una palabra que me define es "ecléctica". Me gusta coger lo que considero mejor de cada cosa, me gusta mezclar, variar y disfrutar con diversas cosas. Me podréis ver hoy diciendo que mi fruta favorita son las fresas, y mañana volviéndome loca por una jugosa manzana. Me gusta usar la estilográfica, de hecho en casa tengo una bonita colección, ver como la pluma se desliza por el papel dejando su rastro azul-negro, pero también me veréis tomar apuntes en el smartphone, o en la tableta. Un día me podéis ver hojeando una revista de moda y al día siguiente empapándome de la lectura de una obra de ensayo. Por eso quizá me gusten tanto los pasteles salados. Mezclar carne o pescado con diferentes alimentos de forma caótica y desordenada, y luego disfrutar del conjunto, como este pastel de ternera y nueces al ajo negro.

Siiii, al ajo negro. Desde que descubrimos el sabor un poco dulzón de este ajo que coge su color, aspecto y sabor, a través de un periodo de fermentación, porque el ajo negro no es más que un ajo normal que ha pasado por dicho tratamiento, un ajo que puede realzar el sabor de los platos, y que simplemente untado sobre una rebanada de pan tostado con un chorrito de aceite es una delicia.  Este pastel en concreto es el que llevé a la presentación del libro "Cocina con ajo negro" .

Ingredientes.

  • 1 Kg. de carne picada de ternera
  • 50 gr. de bacon
  • 3 huevos
  • 75 gr. de nueces peladas
  • 6 dientes de ajo negro
  • 2 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 1/2 vaso de brandy
  • 1/2 vaso de leche
  • Perejil
  • Sal
Salsa:
  • 200 ml. de nata para cocinar
  • 200 gr. de queso crema de queso
  • 2 dientes de ajo negro

Preparación:

Troceamos el bacon y lo picamos con un robot de cocina. Las nueces también las tenemos que picar en trozos gruesos.


Todo el proceso de mezclar los ingredientes, los podemos hacer en un bol, pero yo utilizo la Thermomix porque me resulta más homogéneo.

La rebanada de pan la remojamos con leche, y la añadimos junto al perejil, los huevos, el brandy, la sal y el ajo negro cortado en trozos grandes. El ajo negro, para todos aquellos que no lo conozcáis, tiene las mismas características que el ajo blanco, ya que es un ajo normal que después de un proceso de fermentación coge esa característica. El sabor del ajo negro es más dulce, con un ligero toque a regaliz, y la ventaja es que no repite. Mezclamos todo en un bol removiendo con una cuchara de madera o como hago yo en un robot de cocina.



Cuando tengamos todo bien mezclado la carne de ternera picada integrando bien todos los ingredientes en ella. A continuación engrasamos un molde tipo plum cake previamente engrasado, apretamos bien la carne y lo llevamos directo al horno, previamente calentado a 180º. El tiempo aproximado para la preparación es de 45 minutos. Antes de desmoldar tenemos que dejarlo enfriar, pero no del todo, que si la grasa de alrededor se queda fría nos costará más trabajo el desmolde.


Ahora vamos a preparar una salsa para acompañar, batiendo con la Thermomix o con cualquier otra batidora la nata, con el queso y con el ajo negro.  

Como he dicho antes, este pastel era para la presentación del libro de recetas "Cocina con ajo negro", por lo que acabó troceadito para tomar en pequeños bocados, pero lo ideal es lonchearlo y colocarlo sobre una fuente. 


Lo servimos acompañado de una ensalada a nuestro gusto y la salsa de queso. 


Si queréis comprar el libro "Cocina con ajo negro" lo podéis hacer pinchando en el nombre. Todos los beneficios son para los comedores sociales de los "Mensajeros de la Paz"


Bon appétit

20 abril 2014

Kyufta bozbash - Cocinas del Mundo (Azerbaiyán)


El 30 de marzo cogimos un billete de avión con un destino único las "Cocinas del mundo", un billete de avión con muchísimas escalas, un billete de avión que en cada vuelo tendrá un destino sorpresa y un billete de avión al que os invitamos a subiros a todos y que despega hoy.

Marga del blog "Acibechería" ha sido la primera en dirigir el primer vuelo a un destino que se presentaba difícil y que parecía que no iba a dar demasiado juego, Azerbaiyán, totalmente equivocadas, este país tiene una riquísima gastronomía en la que se usan las verduras, los frutos secos, la carne, el arroz... en fin, no tan distinta a la nuestra.

Imagino que no os habrá costado demasiado encontrar la vuestra, en mi caso tampoco, gracias a las amigas que tengo, que les encantan los libros de cocina y que tienen los estantes llenos de cocinas de todos los rincones del mundo. Cayó en mis manos concretamente un libro de cocina azerbayana ¿quién tiene un libro de cocina azerbayana en su casa? pues no podía ser otra que Concha de "Cocina y aficiones" cuya cocina se caracteriza por ser universal, todo tipo de cocinas se reúnen en su blog y seguro que hoy tampoco nos va a decepcionar, no os olvidéis de pasaros a ver que nos trae.

Mi receta es una receta sencilla, de campo, de las de toda la vida, de las que podemos llamar de "pobre", reúne carne, patatas, garbanzos y arroz en un guiso que se consume en caliente en los meses de invierno con el toque exótico de los arándanos y la hierbabueba al igual que el uso de la cúrcuma que es una de las características de esta cocina.
Es tan sencillo y parecido a nuestros guisos que seguro que lo adoptáis como habitual en casa.

Ingredientes para 4 personas:

- 650 gr. de carne de ternera (cordero, cerdo, pollo o pavo)
- 1 cebolla grande
- 3 patatas medianas
- 2 huevos
- 1 cda. de arroz por comensal
- 100 gr. de tomate frito
- 1 l. de caldo de carne
- Hierbabuena fresca
- Cúrcuma
- Sal y pimienta
- 300 gr. de garbanzos cocidos
- Arándanos secos




Preparación:

Picamos la carne junto con la cebolla.


Salpimentamos, aderezamos con 2 cucharaditas de cúrcuma y mezclamos con el huevo batido, removiendo bien hasta que se absorba todo y quede una masa homogénea.


Hacemos albóndigas metiendo en cada una un arándano y rebozamos en pan rallado.


En una cazuela amplia ponemos a calentar el caldo de carne junto con el tomate frito, mezclamos y antes de que empiece a hervir añadimos las albóndigas y las hojas de hierbabuena. 
Cuando rompa a hervir bajamos el fuego y cocemos 5 minutos moviendo de vez en cuando la cazuela, no moveremos con cucharón para evitar que se rompan las albóndigas.


Pasado ese tiempo añadimos las patatas cortados en cuadritos pequeños y el arroz, seguimos con la cocción a fuego suave durante 30 minutos, movemos de vez en cuando con mucho cuidado ahora ya si con un cucharón para evitar que se nos pegue.


A mitad de cocción añadimos los garbanzos y corregimos de sal si fuera necesario.


Antes de servir retiramos las hojas de hierbabuena cocinadas y adornamos con hojitas frescas.




Vamos a acercarnos al blog "anfitrión" de este mes a ver quién mas viaja con nosotras, "Acibechería".

Y por supuesto iremos hasta "Casa Tere" para averiguar cuál será nuestra siguiente parada ;-)

17 abril 2014

Rosquillas de anís


Esta vez la entradilla de este post va a ser breve que no menos importante, todo lo contrario, pero creo que con solo decir que es la primera vez que hago estas rosquillas y que me han salido divinas gracias al magnífico vídeo de Marga del blog "Acibechería" y que por supuesto aquí os dejo el enlace para que triunféis tanto como yo, ya lo digo todo ;-)


Ingredientes para 16/24 unidades:
- 500 gr. de harina
- 3 huevos
- 200 gr. de azúcar
- 1/2 sobre de levadura
- Ralladura de una naranja
- 50 ml. de licor de anís
- Granos de anís
- 5 gr. de sal










Preparación:

Separamos las claras de las yemas, las montamos a punto de nieve y ponemos en un bol amplio.


Batimos las yemas junto con el azúcar, la ralladura de naranja y el anís hasta conseguir una crema fina.


Vertemos sobre las claras y con una varilla mezclamos con cuidado hasta homogeneizar completamente.


Mezclamos la harina con la sal, la levadura y los granos de anís...


... y la vamos añadiendo poco a poco, no es necesario tamizar, a nuestra mezcla anterior removiendo con las varillas de cada vez hasta que no podamos mas y lo terminaremos con las manos o con ayuda de la amasadora.


Resultará una masa muy agradecida, nada pegajosa y muy manejable.
Amasaremos un poco sobre la mesa para hacerla mas manejable si cabe y mas fina y elástica.


Las rosquillas pueden tener varias formas, vamos a hacer las tradicionales redondas dobles, también las sencillas y luego las enroscadas.

Para hacer las tradicionales:
Cogeremos porciones pequeñas y haremos bolitas con ellas, unimos de dos en dos y hacemos un agujero en el centro.


Para las sencillas:
Hacemos una tira larga con cada bolita y unimos las puntas.


Y para las encadenadas:
Hacemos una tira muyyy larga, doblamos por la mitad y enrollamos metiendo las puntas por el agujero del lateral.


Freímos en abundante aceite caliente con cuidado que no se quemen, escurrimos en papel absorbente y  rebozamos en azúcar.


Las rosquillas azucaradas de anís son muy típicas en estas fechas de Semana Santa así que esperamos que las hagáis y os salgan tan bien como a mí ;-)






14 abril 2014

Mojete murciano


Aunque mis abuelos paternos eran murcianos, esta sencilla receta me la enseñó mi hija siendo ella adolescente, y desde entonces es habitual que lo preparemos en casa. Me imagino que este plato se llama así porque coges la barra de pan y a lo tonto barquito va barquito viene, vas dando buena cuenta de él.

Si podéis, prepararlo con antelación, para que absorba todos los sabores que lo integran. 





Ingredientes:

  • 1 Bote de tomate natural pelado y troceado
  • 3 latas pequeñas de atún o dos medianas
  • 2 huevos duros
  • 1 cebolleta
  • Aceitunas negras
  • Sal en escamas
  • Aceite de oliva virgen


Elaboración:

Cortamos la cebolleta en juliana y reservamos. En una fuente ponemos el tomate y vamos poniendo encima el resto de los ingredientes. Añadimos la sal, a ser posible en escamas, según nuestros gustos y rociamos con aceite de oliva virgen.


Sencilla y muy rica.



Bon appétit