Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

15 septiembre 2014

Ensalada de cous-cous con garbanzos y frutas


El cous-cous lo conocí hace muchísimos años a través de una amiga de la infancia que había pasado los primeros años de su vida en Tanger, pero en esa época ni mi madre sabía prepararlo ni se encontraba fácilmente en las tiendas de “comestibles” (así se llamaban entonces los pequeños comercios donde vendían conservas, pasta, arroz…) Fue al cabo de bastantes años cuando me volví a reencontrar con esta sémola, y francamente me gustó el reencuentro.

La preparación de hoy es una fresca ensalada que podemos consumir en cualquier época del año. Vamos con la receta.

Ingredientes:
  • 250 gr. de cous-cous
  • 300 gr. de garbanzos cocidos
  • 100 gr. de arándanos deshidratados
  • 100 gr. de orejones
  • 1 naranja
  • Cilantro fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Aliño:
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de zumo de naranja
  • Sal
Elaboración:

En el bol en el que vayamos a servir la ensalada, ponemos el cous-cous. Hervimos 250 ml. de agua con sal y aceite y la vertemos por encima. Removemos y dejamos enfriar en el frigorífico.


Mientras tanto hidratamos los arándanos y los orejones. Estos últimos los cortamos en tiras y reservamos.


Pelamos las naranjas quitando cualquier resto de blanco y las cortamos. Añadimos las frutas al cous-cous. 

Incorporamos también los garbanzos cocidos y el cilantro picado y mezclamos bien todo.


Preparamos el aliño batiendo la miel, con el zumo de naranja, el aceite y la sal. Rociamos nuestra ensalada y la dejamos reposar en el frigorífico un par de horas.


Una ensalada fresca y deliciosa.


Apetecible en cualquier época del año.



Bon appétit


12 septiembre 2014

Tomate frito casero


Estaréis conmigo en que hay unas cuantas recetas que podemos definir como el sabor auténtico de la cocina casera y creo que uno de ellos y uno de los mas típicos es el sabor del tomate frito.
Como ya he comentado muchas veces soy una "forofa" del tomate, de muy muy pequeña me los comía enteros a bocados y ahora de mayor de vez en cuando para merendar también me como alguno jijijijiii... y no había nada que mas me gustara que el aroma de la cocina de mi madre cuando hacía tomate frito, ese arroz blanco, esos macarrones o lo que fuera acompañados de ese tomate frito casero se multiplicaban por diez en sabor ... y yo aún, me da vergüenza decirlo, no lo había hecho nunca :-(
Aquí va mi receta, que de sencilla y rica que resulta la repito en cuanto tengo ocasión y en casa me lo agradecen, que hoy en día hay marcas muy buenas que consiguen un muy buen tomate frito, pero no como el de casa ;-)

Ingredientes para 300 gr. de salsa:

- 1 kg. de tomates
- 15 gr. de azúcar
- Aceite de oliva
- Sal













Preparación:

Pelar y cortar los tomates.


Poner en una cazuela amplia y alta aceite de oliva del bueno hasta cubrir el fondo, añadir los tomates troceados y sofreír un par de minutos a fuego fuerte.


Añadimos el azúcar y la sal, bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer 15 minutos removiendo de vez en cuando.


Con una espumadera "espachurramos" los posibles trozos de tomate que vayan quedando todo lo que podamos y dejamos cocer de nuevo hasta que su consistencia sea como la tercera foto, es decir que se quede un "camino" en la cazuela al pasar una cuchara. Entonces estará listo.


Envasamos en botes al vacío.


Simplemente mojada en pan, deliciosa, el auténtico sabor de la cocina casera.



10 septiembre 2014

Ensalada de quinoa con pavo y pistachos



A estas alturas del mes de septiembre, la mayoría de nosotros, ya hemos entrado en el engranaje de nuestra rutina diaria: el trabajo, la vuelta al cole, la limpieza de la bañadores y ropa de playa... También, como todos los meses de septiembre, muchos de nosotros empezamos con los buenos propósitos de cuidarnos y nos apuntamos a un gimnasio, nos compramos el calzado deportivo para ir a caminar o empezamos una de las muchas dietas que revistas o amigos nos recomiendan. Yo, había dicho que nunca más, que tiraba la toalla, pero al volver de las vacaciones he visto que tooooda mi ropa ha encogido, y ante eso sólo hay dos soluciones: ropa nueva o dieta. Mi primer impulso ha sido la ropa nueva, ya que a nadie le amarga un dulce, pero después de comprarme unos modelitos en la sección "premamá", he decidido que me voy a poner las pilas y voy a intentar que la cintura que perdí el verano pasado vuelva a casa.

Lo primero visita a un médico especialista en nutrición, que lo que quiero es perder peso, no perder salud. Luego visita al súper, a cargar de comida sana y por último a preparar platos apetecibles, ya que estar a dieta no significa ni pasar hambre ni comer cosas que no estén ricas.


La quinoa es una especie de cereal muy rico en proteínas, aminoácidos y vitaminas como fósforo, hierro y calcio. Con ella se pueden preparar las mismas recetas que con arroz, y también es apta para celiacos. Esta es la primera vez que preparo quinoa y me he decantado por una ensalada con pechuga de pavo.

La carne de pavo es muy saludable y además tiene muy poca grasa y es muy nutritiva. Yo la como habitualmente, tanto fresca como ya cocida y me da mucho juego, sobre todo las pechugas de pavo  tanto loncheadas como en piezas, eso sí, siempre compro marcas de confianza como Campofrío. Las salchichas de Frankfurt de la fotografía eran para mis nietos ;) aunque estas podían adaptarse también a la dieta.

Vamos con la receta y el paso a paso.


Ingredientes:

2 tazas de quinoa
1 pimientos rojos
200 gr. de pechugas de pavo
2 tomates
25 gr. de pistachos picados
Aceite de oliva virgen
Sal
Laurel



Elaboración:

Ponemos la quinoa en remojo con abundante agua durante 20 ó 25 minutos y luego la lavamos bien utilizando un colador. Mientras tanto picamos un pimiento rojo en trozos pequeños y reservamos.


Transcurrido ese tiempo, ponemos a cocer tres tazas de agua por cada taza de quinoa, añadimos una hoja de laurel y sal al gusto, e incorporamos la quinoa y el pimiento rojo. Dejamos cocer durante 20 ó 25 minutos. Sabremos que está listo cuando se desprenda la cobertura de la quinoa.


Cuando tengamos la quinoa cocida, la dejamos enfriar en otro recipiente, para quitar toda la fuente de calor. Cuando esté fría, picamos el tomate en cuadrados pequeños y lo incorporamos. Hacemos lo mismo con la pechuga de pavo. Rectificamos la sal y añadimos un buen chorro de aceite de oliva, mezclamos para que los sabores se integren y rociamos con los pistachos picados por encima.


Un plato muy nutritivo y completo. Yo de dieta, pero mi familia simplemente por placer.


¿Gustáis?


Bon appétit

08 septiembre 2014

Paté de atún y mejillones


Ya os he hablado en alguna ocasión de la tía María Jesús, es ciega desde muy pequeña y cocina de miedo, no se le resiste ningún plato, cada vez que voy a su casa a comer nos sorprende con algo nuevo, en su día ya os presenté su flan de café, una de sus especialidades y en esta ocasión os quiero enseñar otro de sus éxitos, esta vez en el ámbito de los aperitivos, este paté de atún y mejillones tan sencillo de hacer como la sencillez de sus ingredientes y su preparación, pero que resulta un bocado de cinco tenedores, no os lo perdáis.
Gracias María Jesús por la receta ;-)

Ingredientes:

- 5 quesitos
- 1 lata de 115 gr. de mejillones en escabeche
- 2 latas de 80 gr. de atún
- 12/14 alcaparritas (al gusto)










Preparación:

Poner todos los ingredientes en un baso batidor colocando lo último los quesitos (así se bate mejor)


Batimos durante un par de minutos, nos aseguramos de que homogeiniza la mezcla completamente, repartimos en tarritos y dejamos reposar al menos 4 horas en la nevera para obtener una textura óptima.
Si queremos guardar paté en conserva podemos esterilizar los tarritos y envasar al vacío ;-)


Una delicia que podemos hacer en cualquier momento y en casa todos se chuparán los dedos.